.: editorial folia universitaria :.
Quiénes Somos Misión y Visión Instalaciones Escríbenos
Catálogo
Colecciones
Catálogo de Editoriales Amigas
Librerías y Distribuidores
Nuestros Autores
Otros Productos
Sitios de Interés
Únete a Nuestro Equipo de Ventas
Buró de Servicios
Contacto
Pedidos en Línea y Formas de Pago
CATÁLOGO

 TÍTULO
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Tratado de la Educación. (Y Pequeño Tratado del Matrimonio)
Editorial Varias
Por: Jean Viollet
        
Para llevar a cabo su misión educadora, Dios otorga a los padres potencialidades de amor, de inteligencia y de autoridad, que tendrán que usar como el propio Dios lo haría si -supongámoslo así- Él se encargara directamente de la educación de su hijo. Pero los padres nunca deben usar de estas potencialidades de manera caprichosa y egoísta, sino únicamente con vistas a ayudar al hijo a encaminarse hacia la perfección. No deben emplear jamás tan formidable poder de provocar pena en el hijo, sino para despertar en él el temor al mal y el de darles alegrías, sino para animarlo a practicar el bien. No han de dejarse influir por los utopistas que pretenden que el uso de las sanciones o castigos es inmoral, pretextando falsamente que la búsqueda del bien ha de ser absolutamente desinteresada. Es alimentar una peligrosa y fatal ilusión el creer que la conciencia del niño se forma sola, sin que los educadores tengan que intervenir para hacerle no solamente comprender, sino sentir que todas las acciones humanas llevan consigo consecuencias felices, o desgraciadas. El estudio de la sicología del niño, sobre todo en los primeros meses y los primeros años, nos mostrará cómo el placer y el dolor son, al principio, los únicos medios eficaces de formación. Sólo el día en que habrá alcanzado la cumbre de la perfección, el hombre será capaz de amar el bien y por amor a Dios. Este mismo amor será una recompensa, por ser una alegría; de la misma forma, la separación de Dios será un castigo por ser un sufrimiento. Aunque los padres -salvo excepciones- se sientan animados de un cariño sincero hacía sus hijos, ignoran a menudo los mejores métodos de educación, los que podrán ayudarles a hacer de sus hijos hombres verdaderamente libres y conscientes, deseosos de perfeccionarse cada día más. Si, generalmente, los hijos no suelen valer más que sus padres, hay que imputarlo a los errores y falsas orientaciones en los métodos de formación.



  Formato: 14X21.5 cms.
  360 páginas
  Encuadernación: Rústica
  Precio:$
Obras del mismo autor
Obras relacionadas con este título
La Universidad. Ayer, Hoy y Mañana
    

 

   
folia UAG