Quiénes Somos Misión y Visión Instalaciones Escríbenos
Catálogo
Colecciones
Catálogo de Editoriales Amigas
Librerías y Distribuidores
Nuestros Autores
Otros Productos
Sitios de Interés
Únete a Nuestro Equipo de Ventas
Buró de Servicios
Contacto
Pedidos en Línea y Formas de Pago
NOTICIA

Hugo Wast y la Novela Como un Medio de Evangelización
Por el Doctor Alberto Novillo Saravia

Gustavo Martínez Zuviría, una pluma al servicio de Dios y del prójimo

Gustavo Martínez Zuviría, más conocido por su seudónimo Hugo Wast, es uno de los pocos novelistas cuyos libros se pueden entregar confiados a nuestros hijos, en la seguridad de que, junto al goce de inefables aventuras, formarán sus mentes y sus corazones en los principios cristianos.

El 23 de octubre de l883 nació en Córdoba, uno de los novelistas más leídos y más prolíficos en lengua hispana: Gustavo Martínez Zuviría. Fueron sus padres el Dr. Zenón Martínez, abogado y Rector de la Universidad de Santa Fe, y doña Carolina Zuviría.

Cuando cumplió siete años, se trasladó con su familia a la ciudad de Santa Fe. Siete años después, ingresó al Colegio Nacional de los Padres Escolapios de Córdoba. Ese mismo año, cuando cumplió los catorce de edad, publicó en el diario “Los Principios”, su cuento “Un viaje a Parïs”.

Al año siguiente regresó a Santa Fe donde ingresa al Colegio de la Inmaculada Concepción de los jesuitas, y se gradúa como bachiller. Posteriormente, en 1907, ingresa a la Universidad Nacional de Santa Fe, y se doctora en Derecho y Ciencias Sociales, a los veinticuatro años de edad. A esta altura de su vida, ya se lo reconocía como el “joven de comunión diaria”.

Cinco años antes, mientras descansaba en Los Molinos, en nuestras sierras, escribió su primera novela, “Alegre”, que tres años más tarde fue editada por Fernando Fe, de Madrid. Paralelamente, comenzó a colaborar en “La Nación” y en “Caras y Caretas”. A los veinticinco años, en 1908, contrae matrimonio con doña Matilde de Iriondo. En un relato juvenil, “El Picaflor en la Biblioteca” alude a su esposa sin citar su nombre, confesando que fue su “primera y última novia”. En 1911 publica “Flor de Durazno” con el seudónimo de Hugo Wast, anagrama de su nombre en idioma sueco: Ghustawo.

En 1916 es elegido Diputado Nacional por la provincia de Santa Fe. En su quehacer legislativo y en oportunidad del voto del Subsidio para las Escuelas Privadas, sus adversarios políticos atacaron a la Iglesia, tildándola de oscurantista. En esa oportunidad, el novel diputado defendió con ardor y contundencia la encomiable labor de la Iglesia en pro de la educación, haciendo apología de su acción civilizadora en todo el mundo y recordando que nuestro país se vio muy favorecido con la acción educativa de la Congregación Salesiana. En 1921 renunció a su partido, por considerar que se desviaba hacia la izquierda.

En 1919 publicó “Valle Negro”, obra que en 1924, recibiría el Premio Quinquenal de Literatura de la Real Academia Española. En la misma ocasión fue nombrado Miembro Correspondiente de dicha Academia.

Ese año decide dedicarse exclusivamente a su vocación de escritor, ya sin penurias económicas, pues sus libros se vendían en casi todos los países, en las respectivas lenguas y, además, algunas de sus novelas fueron adaptadas a la cinematografía.

En 1927 se traslada a Europa y permanece allí durante cuatro años, en compañía de su esposa y de sus doce hijos. En 1928 recorre Europa con Monseñor De Andrea y las impresiones de ese viaje las reúne en su libro “15 días Sacristán”.

En 1931 regresa a Buenos Aires y asume el cargo de Director de la Biblioteca Nacional. Ese mismo año es nombrado Miembro Correspondiente de la Academia Argentina de Letras y, simultáneamente, publica la biografía más difundida en lengua española de San Juan Bosco.

En 1933 es designado Presidente de la Comisión de Prensa del XXXII Congreso Eucarístico Internacional, realizado en Buenos Aires. Más tarde, en 1937, es designado Presidente de la Comisión Nacional de Cultura.

En 1943 el Presidente de la Nación lo designa Ministro de Justicia e Instrucción Pública, oportunidad en que preparó y firmó el 31 de diciembre de ese año, el decreto por el cual se disponía la enseñanza religiosa en las escuelas.

En 1955 cumple sus Bodas de Oro como novelista. Al año siguiente Ediciones Fax de Madrid, publica las “Obras Completas de Hugo Wast”, incluyendo 28 novelas; 1 libro de poesías; 2 autobiografías; 3 biografías; 2 cuentos; 1 exégesis bíblica; 1 libro de historia; 1 tratado de preceptiva literaria y un libro sobre diversos asuntos. Hasta su muerte, vendió millones de libros en todo el mundo. En 1961 escribió su novela póstuma “Autobiografía del hijito que no nació”.

El 28 de marzo de 1962, en la ciudad de Buenos Aires, entregó su alma al Señor, al que tanto sirvió a través de todas y cada una de sus novelas, como así también en su estilo de vida.

Con Hugo Wast la novela se vuelve un instrumento original e idóneo para la evangelización. Sus obras más famosas fueron: Alegra; Flor de Durazno; Desierto de Piedra; Valle Negro; La Casa de los Cuervos; El Camino de las Llamas; Fuente Sellada; Ciudad Turbulenta, Ciudad Alegre, etc.

De: ENCUENTRO. Periódico católico. Octubre de l.999. CÓRDOBA . República Argentina, por el Doctor Alberto Novillo Saravia.

   
folia UAG